Fuente: Devoradores de libros

“Ya no se enfrentaba a la tímida y temerosa doncella Taris-sin DecLaire, sino a la despierta y avezada guerrera Dyreah Anaidaen.”

Nuestra historia comienza en el 240 D.N.C. (Después del Nacimiento de la Confederación), dos años antes de la trama principal. Taris-sin es una mestiza de elfo que, a pesar de pertenecer a una familia adinerada, pasa de vestir caros ropajes y acudir a citas. Ella prefiere leer, aprender esgrima y llevar ropa cómoda y holgada. Tras otro intento de su padre de emparejarla con otro noble, el hombre la propone un trato: si ella encuentra a su futuro marido, él no se opondrá. Pero deberá hacerlo en dos años o él mismo elegirá a su pretendiente.

Dos años después, Taris-sin sigue buscando marido, mientras el plazo comienza a acabarse. Ante la visión de casarse con un desconocido, Taris-sin decide escapar de casa, buscando vivir aventuras como las chicas de sus libros. Sin embargo, el destino es cruel y Taris-sin va a emprender una aventura que podría romper su corazón.

“¡Eh!¿Suelta, hijo bastardo de ogra! – insultó el ladronzuelo mientras forcejeaba para tratar de liberarse de la garra que se cernía sobre su cuello. De pronto pareció mucho más calmado e integrado-. ¿Cómo que rapaz? ¡No soy un rapaz! – preguntó con una vocecilla curiosa.”

Al otro lado del continente, Kylanfein Fae-Thlan está recorriendo el camino de regreso a casa, buscando a sus familiares. Su condición de mestizo de Hykar (elfos de la sombra) le trae problemas en cada poblado a pesar de ser un renegado de su especie. Sin saberlo, su especie ha mandado a un experto asesino tras él, debido a una visión enviada por la diosa de los Hykar. Sin saberlo, en su huida Kylan encontrará un tesoro escondido hace siglos y que lo unirá a Taris-sin en la misión que el destino ha preparado para ella.

Aquí os he dejado a nuestros principales protagonistas, a pesar de que el grupo protagonista irá ganando y perdiendo miembros cada dos por tres, como Riddencoff, un extraño hombrecillo de otro mundo; o Duras, un elfo con un oscuro pasado. En la trama acompañaremos a nuestros personajes a lo largo de todo el plano de la Luz (y parte del Averno) y conoceremos el pasado de Taris-sin, detonante de todo.

Contaremos con varios narradores, que pueden cambiar durante un capítulo. Principalmente tendremos a Taris-sin, Kylan, Riddencoff y a Thra’in, el asesino. La historia presenta un lenguaje jovenil, con ciertos matices poéticos. Lo que en un principio me costó aprender fue las distintas razas, así como la distribución de estas y sus disputas internas. La trama, bastante dinámica, al principio pierde un poco, porque leeremos capítulos de gente que en un principio no sabremos quiénes son ni donde están, aspecto que me ha descolocado un poco porque nuestros personajes están en un sitio, pasa algo y aparecen en otro sin yo enterarme cómo.

En general, es una historia original, con una trama con muy buena base, que presenta muy pocos momentos lentos y cuyos personajes sufren una evolución tremenda. Se trata de una historia de fantasía épica en la que no faltan la magia y las luchas sangrientas a espada, presentando escenas impresionantes. Merece la pena. Y además tiene mapa, un punto que en mi caso siempre da mucho puntos porque le analizo de arriba a abajo.

Lo mejor: La trama y los personajes.
Lo peor: Al principio desorienta un poco tantos sitios y personajes sin una introducción de razas y asuntos internos.

“Kylan no lo sabía, pero en la tierra natal de Riddencoff se decía que la mejor manera de librarse de uno de los suyos era permitirle hablar libremente durante horas, ya que moriría asfixiado.”

Rush
http://d3voradoresdelibros.blogspot.com.es/