Panteón

¿Hay Dioses en Aekhan? Antes de tratar de contestar a esta pregunta, sería necesario responder a otra: ¿qué es un dios?

Si consideramos Dios a una entidad más evolucionada que los habitantes de Aekhan, con unos conocimientos superiores y grandes poderes más allá de su entendimiento, sin duda existen Dioses en Aekhan.

Si tal y como piensan los humanos aekhanos, Dios es un ser omnisciente y omnipresente, único y todopoderoso, que vigila con severidad y conduce con férreo puño a sus fieles, siempre dispuesto a castigarles conforme a sus grandiosos caprichos, no. No existe tal Dios en el mundo.

El origen de las supuestas divinidades de Aekhan se remonta a varios miles de años. Los Anyawiir, en su eterna lucha contra sus rivales, los Dekvawiir, hallaron en su búsqueda espacial e interplanar un mundo rico en recursos y potencialmente fértil que no dudaron en tomar y agregar a sus amplios dominios. Los Dekvawiir, siempre atentos a los movimientos de sus competidores, no dudaron en tratar también de extender sus redes sobre este planeta.

Entre los Anyawiir, el elegido para ejecutar la adopción fue Alaethar el Visionario. Tras su transgénesis, eligió a la raza élfica como su pueblo protegido y vertió sobre sus miembros diversos dones, técnicas y conocimientos.

Fue Maevaen, incursora de los Dekvawiir, quien arrojó sus demoníacas y retorcidas huestes a conquistar Aekhan mediante la opresión y el terror.

Sin embargo, una Anyawiir perteneciente a una facción disconforme con el pasivo e ineficaz modus operandi de los suyos, evitó los controles de emergencia y lanzó una inestable transgénesis sobre su persona. Anaivih la Negra llegó a Aekhan, algo mermada de poder, pero dispuesta a alterar el orden establecido.

Los Verashi, raza de mercaderes oportunistas e imparciales observadores, hicieron ostensible su presencia en el mundo. Se dice que algunos rebeldes Cabellos de Fuego encontraron estimulante la simplicidad de los humanos y decidieron volcar en ellos sus atenciones. Es muy posible que los fundamentos de la fe de los humanos, los testimonios sobre visiones y las revelaciones divinas, no se traten más que crueles juegos Verashi.

Related Posts

Comments are closed.

Share