Nuiyans

A los elfos nuiyans también se los conoce como Elfos Negros (Vih) o de la Noche.

Autistas y encerrados en su hermética y particular realidad, estos elfos están tan embebidos por el poder de la magia que ésta ha alterado su capacidad sensorial. En su mirada perdida se vislumbran retazos de extraños mundos y lejanos parajes pertenecientes a otros planos de existencia.

La magia forma parte activa de sus vidas. Se nutren de ella como de un alimento más, e incluso su propio sustento depende también del flujo arcano. En definitiva, respiran y exhalan magia. Por otro lado, recelan el esfuerzo físico. Qué necesidad hay? Pero que nadie se lleve a engaño, no son unos despilfarradores del Arte, tienen buen cuidado de su empleo y lo economizan al máximo. Tanto es así que de forma habitual viven en un profundo ensimismamiento que les aísla de todo cuanto ocurre a su alrededor.

No son racistas. Qué sentido tiene dicha palabra, cuando en sus sueños de vigilia traban contacto con variopintos e insólitos seres de distintos mundos y planos?

Recelan de los rayos del sol, pues queman su sensible piel e hiere sus ojos. Se han dado casos de elfos nuiyan que, tras sumirse en su particular trance a la luz del día y sin haberse resguardado debidamente, han quedado ciegos. Una molestia menor, pues de este modo pueden abandonar las cadenas que los anclan a esta realidad y volar muy lejos.

Disfrutan de los baños de luz lunar, pues es en estos sagrados instantes cuando con mayor intensidad fluye la magia por sus venas.

Sus cuerpos son frágiles, casi delicados, de pelo lánguido pero dotado de suaves matices azules y malvas. El iris de sus ausentes ojos parece reflejar el llamativo tono de sus cabellos.

El Dios Alaethar es destinatario de sus oraciones, pero no es el único. Anaivih, la Renegada, emparentada con la luna, también es objeto de su devoción.

Related Posts

Comments are closed.

Share