Humanos

Nadie sabe muy bien de dónde surgió esta raza, pero en su simplicidad ellos mismos consideran que siempre estuvieron allí.

Como una especie fuera de control, sin depredadores naturales que limitase su crecimiento, se extendieron con peligrosa velocidad por la faz de Aekhan, llamando suya cualquier tierra que pisasen.

De limitada existencia, dedican sus cortas vidas a expoliar su entorno, a las demás razas e, incluso, a la suya propia.

Ajenos a la magia que impregna el mundo, han encontrado el modo de salvar este obstáculo y han aprendido a manipular ciertos aspectos de la realidad. Poderosos (y por ende, peligrosos) hechiceros humanos alteran continuamente y de forma catastrófica el equilibrio mágico.

Su fe, la de aquellos que optan por seguir esta senda, está dedicada a un Dios impositivo, amenazador y vengativo al que ni siquiera han dotado de un nombre por el temor de invocarlo.

Sus reinos se extienden por todo Aekhan, sin embargo tras un relativamente largo período de guerras entre vecinos, se consolidó la que se conoce como La Confederación de Reinos Libres. A partir de esta fecha instauraron su calendario.

Related Posts

Comments are closed.